lunes, 5 de noviembre de 2012

De decepciones nivel 2

Y no... yo no creo que lo peor sea que te decepcionen... y después termines con la frase "la mejor manera de que no te decepciones es no esperando nada de nadie", señores, hay un nivel dos... aprendés bien la frase antes citada y, cuando volvés a darte cuenta de lo estúpido/a que fuiste ya no te decepcionás de nadie más que de vos mismo, por haber "caído"... y créanme que es peor.

Por ejemplo... Te das así cuenta un día que mientras vos filosofabas sobre grandes cambios en tu vida para merecer estar cerca de alguien o alcanzar cierto nivel en la vida de una persona importante para vos (en cualquier aspecto de tu vida), la persona a la que aspirabas "alcanzar" resultó ser flor de pelotudo/a, inmaduro/a, inseguro/a... y todo eso que te negabas a hacerte idea.

Las imágenes que se te proyectan parecen perfectas... y vos creíste que ya maduraste y aprendiste grandes cosas de tus experiencias de vida... podás ramas mal crecidas, curás imperfecciones, cortás raíces, hacés cosas que no te veías haciendo... dejás gente de lado, cerrás círculos, limpiás tu entorno, te ponés moralmente radiante.. todo a medir con sus varas... y resulta que caíste en la bolsa de los juguetes de un mita'i... o mitakuña'i... si, vos que ya habías aprendido todo sobre confiar en personas y eso. Querés entrar en lo más profundo del lugar donde no llega la luz del sol.

Imaginate que hacés un trato hablado con alguien, preparás todo tal como se conversó y lo único que pasa es el tiempo... le reclamás y te dice "yo dije eso? a ver... mostrame un papel firmado por mi y hablamos"... así mismo te sentís, un burro ridículo. So patetic.

Versos sueltos para jugar al olvido (II)

Un poema y tres canciones...una rima imperfecta
una taza de café nunca servida... pedazo de papel jamás escrito
silencio... de los silencios que ensordecen
sonidos que retumban en voces que no suenan... ganas de correr

Una noche y mil días, enredo de notas dispersas... sin sentido
un hola y tres adioses... palabras que se pierden
¿no te vas a rendir? hora de servir un te, reir y tragar motivos
caminos de pasto, espinas servidas, espejos rotos... ganas de correr

Una carta y dos jugadas, especulaciones estúpidas
un poema y tres canciones... una rima imperfecta...
una noche y mil días... enredo de notas dispersas... sin sentido
¿No te enseñaron a perder? Señora murallas de piedra... felicidad invencible.