jueves, 3 de febrero de 2011

Y si Dios no existe ?

Desde chiquitita me inculcaron conocimiento sobre Dios, como a la mayoría de las criaturas... pero creo que a medida que uno crece elige en qué creer y en qué no y tiene sus porqués. Creo que lo humano nos ata muy fuerte a la vivencia física de todos los días... mi piel, tus manos, las miradas, lo que tenemos... esas cosas que descubrís desde que abrís los ojos o experimentás las caricias... los cinco sentidos.

Nunca ví a Dios. Dudé, con el mismo peso que tiene mi fe... y pensé mucho, pensé en "lo que me pierdo de la vida" si la vivo al límite de darle el gusto al ser que me mueve, por más que no lo vea... el que me hace sentir cosas tan extrañas con solo pensar en él, por más que no lo vea y el que me hizo sentir lo más confortablemente amada en los momentos jodidos de la vida, por más que no lo vea. Es como si existiera dentro mío antes de que yo existiera, lo escucho y lo siento en el pecho y en la mente... pero no lo veo.

Tengo la fuerte convicción de que mi cuerpo y mi alma están separados por una graan barrera que me contiene. En fin, capáz en serio estoy loca por las cosas que siento por un ser que no veo, pero percibo por muchos más sentidos que la vista y el tacto... capáz en serio estoy mal de la cabeza por pensar que es mejor darle rienda suelta a mi espíritu y a las cosas del corazón antes que hacerle caso a lo que me pide mi cuerpo... porque capáz ni Dios ni el espíritu existen.

Quiero nomás decir que ya probé "vivir sin Dios", y no fui feliz. Así que esto es lo que quiero para mi... y ya no tengo tiempo de arrepentirme, porque conocí los dos lados que necesité conocer de la forma de vida: una a su lado y una solamente a mi lado. Y si Dios no me espera encima de una nube con un "bienvenida mi hija"... ya ni me voy a enterar, habré muerto esperándolo, feliz de que haya algo mucho mejor que este mundo tan miserable que creó el ser humano. Prefiero equivocarme convencida de que hay algo más y ya no enterarme al final, antes que vivir en libertinaje y sin razones, para encontrarme con un infinito vacío cuando se terminen mis días en la tierra.

Estoy convencida de que si Dios no existe es el mejor invento que se le pudo haber ocurrido al ser humano... una forma de vivir dando amor y fe, para contener la gran maldad y el egoismo que ya pudo haber matado de desesperanza a mucha gente en este mundo tan miserable y limitado. El es mi amor, pero respeto a los que viven buscando su felicidad en los 50 o 100 años que desfilan por este mundo.